Trek Santa Cruz en plena tormenta


Este es uno de los treks más famosos en el Perú. Aunque no es muy recorrido por turistas en busca de lujo recibe una gran cantidad de viajeros al año. Por el contrario, lo más interesante de esta caminata es que es dura por naturaleza. En la parte más alta, conocida como Punta Unión alcanzas los 4750msnm, y si vas durante las temporadas de lluvia – noviembre a marzo – te pueden tocar días y noches de granizo y nevadas. En mi opinión, es uno de los treks más bonitos que hay para hacer en el Perú.

Estadísticas del trip

5
Días
62
Kms
3
Viajeros
0
Guías

Comparte el conocimiento

Autor

Andres

Sigue a wanaku.travel



Síguenos en Instagram<->Síguenos en Instagram

DIA 1

 
Normalmente dura 4 días y 3 noches, pero se puede hacer en 3d y 2n, como también en 5d y 4n. Nosotros decidimos hacer el camino común. Partimos de Lima un lunes por la noche hacia Huaraz en un bus de Oltursa, pagamos en precio especial 50 soles y el viaje duró 8 horas. Llegamos temprano y después de un buen desayuno andino nos pusimos a buscar arriero y mula. El guía no es muy necesario, sobre todo porque el arriero conoce bien el camino, pero también porque casi todo está bien marcado y no hay muchos caminos alternos.
 
Un tour operador nos ayudó a encontrar un arriero, nos alquiló una cocinita a gas y una olla. Después de comprar la comida partimos en combi hacia Caraz, el pueblo más cercano a la entrada que necesitábamos al Parque Nacional Huascarán. Aquí nos pusimos en contacto con el arriero y quedamos en encontrarnos en Cachapampa, la entrada al parque. La verdad que en Caraz no hay mucho para hacer, pero para nosotros ya era muy tarde para empezar el trek, así que decidimos dormir una noche ahí y empezar temprano al día siguiente.
 
Ya una vez que te subes a la pequeña combi en dirección al parque te olvidas de todo lo demás. Te rodeas de campesinos, paisajes y naturaleza, y toda la bulla y el stress de la ciudad se desvanecen.

El primer día empezamos en Cachapampa (2900msnm) y caminamos por unas 6 horas, alrededor de 11km. Los paisajes son espectaculares; el camino te lleva entre montañas enormes de roca y pequeños riachuelos que vienen desde el glaciar. No hace mucho frío pero dependiendo de la temporada te puede tocar algo de viento. El primer campamento lo hicimos en Llama Corral (3720msnm) justo donde empieza la Quebrada Santa Cruz.
 
Nosotros, como buenos aventureros, habíamos pensado en llevar pasta, avena y fruta. El tema es que ninguno de los tres era bueno cocinando en la ciudad, por lo que cocinar en condiciones extremas fue mucho peor. Además que era nuestro deber alimentar al arriero, así que había algo de presión. Luego de varios intentos de hervir agua logramos preparar pasta con Salsati. A las 5pm ya habíamos comido, la carpa estaba armada y empezaba a hacer mucho frío. Así que no encontramos mejor cosa que hacer que jugar cartas dentro de la carpa. A eso de las 7pm ya no había mucho por hacer y hacía muchísimo frío afuera como para salir, así que nos sometimos a la dura tarea de intentar dormir a esa hora.

DIA 2

 
El segundo día lo empezamos muy temprano, a eso de las 5am, teníamos 13km por subir hasta llegar a Tahullipampa (4200msnm). El camino es un poco diferente al del primer día ya que el pequeño cañón se hace más ancho y hay vistas más espectaculares. Por esta zona también dicen que hay bosques de Puya Raimondi, aunque nosotros no vimos ninguna. Lo que si hay son bosques de Quenal, un tipo de árbol extraño que según nuestro arriero su madera arde aun así este mojada.
 
El campamento lo armamos en las faldas del nevado Taulliraju (5890msnm) y tuvimos lindas vistas del Alpamayo (5947msnm). Por suerte nos encontramos con una pareja mayor de belgas, que andaban bien preparados para el frío. Nuestra cocina se congelo en el camino, así que no hayamos mejor solución que hacer un pequeño fuego en una cueva cercana, gracias a la ayuda de nuestro arriero pudimos cocinar algo de pasta y avena para el desayuno. El amigo belga nos trajo queso y algunas cebollas para mejorar el sabor del Salsati.
 
Esa noche sería la más dura del campamento, si mal no recuerdo la temperatura bajo de los cero y comenzaron a correr fuertes vientos con granizo. Tuvimos que recorrer a una pequeña manta térmica de aluminio para mantener los cuerpos calientes. En algún momento perdí toda la esperanza de que nuestra carpa resistiera los vientos y pensé en correr hasta la carpa de los amigos belgas. Por suerte nadie entró en pánico y lo tomamos a la broma. El amigo arriero había encontrado cobijo con otro campamento mil veces más preparado que el nuestro. Por suerte Coleman sabe hacer su equipo y nuestra carpa aguantó la noche.

DIA 3

 
El tercer día lo comenzamos destruidos por la mala noche; con las manos congeladas probamos el helado de avena que había dejado el frio y comimos varios plátanos. Desarmamos la carpa y empezamos la última subida hasta los 4750msnm de Punta Unión. Este día es el más duro porque subimos 500 metros para luego descender 1000. En total caminamos 17km en algo más de 9 horas. Pero la verdad que las vistas hacen que valga la pena todo el esfuerzo. Son ese tipo de experiencias que cada pequeño esfuerzo le entrega un poco más de sabor al premio.
 
Para colmo una vez que alcanzamos los 4500 metros nos agarró una nevada tremenda que dejó todo el camino resbaladizo y mojado. Nos habíamos separados bastante el uno del otro y nuestro arriero estaba caminando despacio por la mula. Así que una vez en la parte más alta nos dedicamos a esperarnos y a tomar fotos. De ahí comenzó la parte más sencilla de la excursión; teníamos que alcanzar el último campamento, en Cachina (3700msnm). Como esta zona ya está detrás de la cordillera de los Andes, el paisaje empieza a ser distinto. Conforme vas descendiendo las áreas verdes se hacen más tupidas y encuentras más parecido a selva alta que a sierra. A mi parecer es la parte más bonita de todo el recorrido.
 
El último campamento lo armamos cerca del otro grupo (el más profesional) y compartimos algo de la comida. Nos echamos a disfrutar del sol y hasta nos lavamos un poco en el río.

DIA 4

 
El cuarto y último día sería el más corto, aunque no menos duro, teníamos que llegar a Vaquería donde esperaríamos a algún transporte público que nos llevará a Llanganuco. El tramo es mucho más accesible que los anteriores, hace calor y encuentras varios pueblitos en el camino. Lo duro está en que bajas y subes varias veces, pero ya no hay nieve ni lluvia.
 
Tomamos una pequeña combi que nos dejó en la Laguna Llanganuco y aquí nos dedicamos a descansar y a rememorar la excursión. Pedimos un buen choclo con queso en el restaurante campestre de la zona y nos metimos a un bote a navegar la laguna.
 
Por último convencimos a un chofer de bus de alguna compañía turística de hacernos un espacio para llevarnos a Caral, donde tomamos la combi hasta Huaraz. En la noche y ya totalmente desgastados nos subimos al bus para regresar a Lima.

Si quieres recibir un boletín semanal sobre viajes de aventura y lugares llenos de naturaleza y cultura en Perú, déjanos tu email.
Prometemos no llenarte de spam ni entregar tus datos a nadie.