Unos días de surf en el norte


Los fines de semana largos son complicados, ya que uno siempre busca viajar al menor costo posible y sobretodo, busca llegar rápido a su destino para sacarle el ¨jugo¨ a los pocos días que se tienen. Especialmente en el caso en el caso de los feriados largos como el 1 de mayo.

Estadísticas del trip

Días
3
Tabla
5.11"
Viajeros
2

Comparte el conocimiento

Sebastián Zapata

Sigue a wanaku.travel



Síguenos en Instagram<->Síguenos en Instagram

La primera idea era viajar unos kilómetros hacia el sur (hasta Ica para ser más exactos). En Ica se puede hacer un poco de Sandboard y de paso se pueden recorrer las Dunas en tubular.

Conversando un poco, desistimos de la idea por las siguientes razones:

  1. La Panamericana Sur iba a estar repleta de autos, por lo que llegar al destino iba a tomar probablemente más de 4 horas.
  2. Para aprovechar al máximo la salida, la idea era salir el mismo viernes (luego de todo un día de trabajo). Esto es un poco complicado por la cantidad de horas que hay que manejar (sobretodo de noche).
  3. Había poca disponibilidad de alojamientos para esas fechas.
  4. Habíamos hecho un trip a Paracas a fines del año pasado el cual incluía Sandboard y tubulares, lo cual iba a ser un poco “repetir el plato“.

Faltando 4 días para el feriado largo, decidimos viajar al norte para “extender“ un poco más el ya largo verano Limeño. El norte tiene spots súper buenos para surfear además de playas espectaculares.

El plan era ¨correr¨ la mayor cantidad de playas posible. Especialmente Órganos y Lobitos. Decidimos que el viaje empiece en Órganos porque si el mar no estaba muy bueno quedaba la opción de disfrutar de la playa y ya el día siguiente podíamos tomar una movilidad hacia Lobitos.

Entonces así empezó el viaje: el viernes salimos del trabajo un poco más temprano, ya que habíamos comprado pasajes para viajar en el último vuelo hacia Piura pero tuvimos un pequeño inconveniente. LATAM nos adelantó la hora de salida, lo cual nos complicó la logística de salida de Lima.

Una hora antes, significaba tomar más precauciones para el mega tráfico que nos íbamos a encontrar camino al aeropuerto. Un consejo: Salgan con tiempo si es que no quieren perder el vuelo! (salimos 2 horas antes de la hora límite para chequear maletas y aún así casi perdemos el avión).

Como estábamos viajando súper ligeros, pensamos que el llevar una sola tabla de equipaje no iba a ser mucho problema. Resulta que las políticas de la aerolínea habían cambiado y se había incrementado el costo de transportar una tabla de Surf (pueden ver las condiciones aquí).

En total pagué US$55 dólares por el tramo de ida y otros US$55 por el tramo de vuelta, lo cuál era casi la tercera parte del costo de la tabla! Un fail total. Esto tal vez se hubiera podido solucionar con un poco de previsión.

Si quieren viajar con su tabla, lo más recomendable es enviarla por bus (Oltursa, Exclusiva o Cruz del Sur) un día antes y ustedes mismos la recogen el día siguiente. Lo único en lo que se tienen que preocupar es que esté bien embalada. Han visto esos flotadores en forma de “fideos“? Resulta que fue una muy buena forma de transportar la tabla sin que le pase nada.

Lo único que tienen que hacer es cortar los flotadores en uno de los lados para que los filos de la tabla encajen en la mitad del flotador, lo cual crea una muy buena protección. Para cuidar un poco más su tabla, lo ideal es que también usen la “media“ que cubre toda la tabla (tiene que ser un poco más grande de la medida para que se pueda estirar de los lados sobretodo). Como tip: mi tabla es 5.11“ y use una media para tabla de 6“. Finalmente, metí la tabla dentro de una funda Dakine que también era un poco más grande de la medida (6“), la cual mantuvo la tabla intacta en todo el camino.

Llegamos al aeropuerto de Piura como a las 10pm porque el avión había demorado en despegar por un problema de congestión en el aeropuerto. Una vez en el aeropuerto de Piura nos quedaba ver cómo llegar hasta Órganos.

Una de las alternativas era alquilar un auto para ir un poco más rápido y de hecho más cómodos. Hay bastantes empresas de alquiler de autos como por ejemplo “Rent a Car San José“ que está en el mismo aeropuerto.

Al cabo de un rato, varios taxistas nos preguntaron si teníamos movilidad, ya que ellos hacían el transporte directo hacia Órganos. El costo era de S/.250, el cual si se dividía entre 2 iba a ser demasiado.

Al cabo de unos minutos conversamos con unos chicos que también acababan de llegar y justo estaban yendo hacia Máncora, lo cual nos quedaba súper bien porque nosotros estábamos en camino.

Al final terminamos compartiendo el taxi, S/.240 entre 4 personas. Lo cual era mucho menos que alquilar un auto por nosotros mismos. Como sabrán, toda renta de auto requiere de un depósito de garantía (en este caso eran S/3,000! y además hay un límite de 250km por día).

Al final, compartir el auto terminó siendo la mejor idea, ya que no tuvimos que manejar de noche. Recuerden que esto fue una de las razones que nos izo cambiar de opinión para ir a Ica. Además el tramo de carretera entre Sullana y Talara estaba bien complicado, lleno de huecos. Todo debido a las intensas lluvias que ha tenido que soportar toda la región (durante el fenómeno del niño).

Finalmente llegamos al hotel Takaynamo, el cual tiene una vibra muy buena, ya que es un lugar en el que te hacen sentir como en tu casa (tal vez por que no era temporada alta). El costo del Bungalow para 4 personas fue de $180 dólares por 3 noches con el desayuno incluído.

La idea era surfear en Órganos el sábado pero lamentablemente las condiciones del mar no nos acompañaron. Así que fue un buen motivo para disfrutar de la playa y el mar que tiene una temperatura muy buena.

La verdad es que en Órganos no hay mucho que hacer en la noche, así que aprovechamos de descansar para aprovechar el día siguiente (esperando que sea de Surf).

En el reporte del mar decía que Órganos iba a estar bueno, también Lobitos y Piscinas. La realidad fue otra, Órganos seguía muy pequeño por lo que conversando con gente de por ahí nos dijeron que Máncora era la carta para ese día.

Agarramos nuestras mochilas y con S/.3 luquitas, llegamos en moto taxi hasta el pueblo, donde buscamos un colectivo que nos llevara a Máncora.

Encontramos una Station Wagon que nos cobró S/.6 a cada uno para llevarnos hasta el mismo pueblo de Máncora. Pero eso sí, apretados como sardinas en el asiento de adelante, con la tabla a medio amarrar en el techo.

Llegamos a Máncora y efectivamente el mar estaba súper bueno, olas de casi 2 metros y la temperatura del agua estaba como para entrar con licra y ropa de baño.

Si quieres recibir un boletín semanal sobre viajes de aventura y lugares llenos de naturaleza y cultura en Perú, déjanos tu email.
Prometemos no llenarte de spam ni entregar tus datos a nadie.